EL AMOR

No se me ocurre mejor manera de celebrar S. Valentín que pensar en el AMOR desde el imaginario colectivo de nuestra cultura occidental, y evidentemente, de todos los relatos que de él hablan, el más famoso no es otro que el discurso de Aristófanes en el Banquete de Platón (s. V a.C.): la consideración del amor como la romántica suma de dos partes iguales, la búsqueda de la media naranja. El cuento dice lo siguiente:

“Los primitivos habitantes de la Tierra eran seres que tenían un aspecto distinto al nuestro: Su forma era redonda. Tenían cuatro brazos, cuatro piernas y dos rostros sobre un cuello circular, cuatro orejas, dos sexos. Caminaban en posición erecta, como nosotros, pero ellos podían caminar para adelante o para atrás, como quisieran. Y cuando deseaban correr lo hacían como los acróbatas haciendo las piruetas más graciosas que se puedan imaginar

Eran seres de terrible vigor, tenían mucha fuerza y además eran arrogantes. Se cuenta que un día quisieron escalar al cielo y llegar al Olimpo, donde residían los dioses, y atacarlos. Y ese episodio es el que cambió las cosas para siempre.

Zeus y los demás dioses se reunieron y deliberaron qué hacer con este grupo de seres tan insolente.

Zeus tuvo la idea que explica nuestra forma humana, decidió dividir a los hombres en dos partes, de forma que siguiesen caminando de forma erecta, pero siendo más débiles

Así que nos dividió en dos mitades, y dejamos de ser circulares para ser lo que somos ahora. Y a medida que iba cortando a los hombres en dos, le pedía al dios Apolo que les diera la vuelta al rostro en el sentido del corte para que el hombre, al ver su seccionamiento, se hiciera más disciplinado. La cicatriz de ese corte, sería nuestro ombligo. Al verlo, recordaríamos a Zeus y a su castigo divino.

Una vez que toda la humanidad fue divida en dos, cada parte andaba en busca de la otra. Y cuando una parte encontraba a la otra con la que volvían a ser una, se abrazaban y deseaban unirse en un solo ser otra vez. Y es así que cuando dos partes de un mismo ser se encuentran, conocemos el AMOR”.

Me parece una bonita forma de recordar como el amor nos motiva y nos hace vibrar por dentro, nos embellece y nos alegra la existencia, y también nos llena de amargura si lo perdemos o nos decepciona. Que el amor mueve el mundo ahora y siempre es una absoluta realidad. Por eso celebremos el Amor con nuestra mejor sonrisa, aunque sea el amor propio.

Aquí os dejo ideas que os pueden inspirar para estar todo lo mágicas que sois.

Compartir en:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email